¡Ama a tus camisas!

En el mundo ejecutivo nos enfrentamos a ciertas reglas a la hora de vestir, pero ¿cuál es el factor que debería dominar en la vestimenta de un ejecutivo?.¿Lo que vistes es lo adecuado para tu persona y para el perfil de la empresa en la que te encuentras?. Existen prendas que podrían ayudarte a potenciar tu personalidad y liderazgo dentro de la empresa. Hoy he decidido dedicarte un articulo completo a: La camisa blanca ya que sin duda es una prenda que no puede faltar en tu guardarropa y es más que un básico para nuestra indumentaria ejecutiva. Es una prenda cuya simplicidad y versatilidad la convierten en un elemento esencial de nuestro día a día, incluidos los viernes.

Quien piense que la camisa blanca es una prenda aburrida se equivoca. De hecho, utilizarla a modo de básico para ir a trabajar es solo una de las muchas posibilidades que ofrece. Una camisa blanca puede convertirse automáticamente en una de las prendas más neutras y combinables del mundo.

Incluir camisas blancas en nuestros armarios y aprender a utilizarlas, nos ayuda a sacar más partido al resto de nuestra ropa, sino que también multiplica las posibilidades de cambiar de estilo con solo abotonar un botón más o añadir un sencillo complemento.

Cuando uno aprende a mirar las camisas blancas de manera creativa, la prenda se vuelve inagotable.

Estas son algunos de los motivos por los que adorar tus camisas blancas:

  • Por su versatilidad:Las camisas blancas no solo se adaptan al paso del tiempo o a las tendencias  mediante nuevos cortes o nuevos tipos de cuellos. También pueden funcionar con looks tanto de día como de noche, looks profesionales o desenfadados, para el estilo femenino puedes combinarlas con zapatos de tacón, falda o pantalones casuales para el estilo masculino tienes opciones de puño francés para usar con tus mancuernillas o para usar sin corbata las button-down.

 

  • Por su amabilidad: Una camisa de algodón u otro tejido natural es una de las prendas más agradables de llevar en contacto con nuestra piel. De hecho, originariamente, la camisa blanca era considerada como una pieza de ropa interior.

 

  • Por su accesibilidad: Existen camisas blancas adaptables a todas las siluetas y a todos los presupuestos. Teniendo en cuenta las posibilidades que ofrece a cambio, comprar un par de camisas blancas es una inversión al alcance de cualquiera.

 

  • Por su adaptabilidad: Una camisa blanca, es como un lienzo sobre el que trabajar nuestro estilo. Para los más minimalistas, elegir una bonita silueta para la prenda será suficiente. Para el resto, combinar la camisa con los complementos adecuados (pañuelos, collares, cinturones, gemelos…) será una de las maneras más sencillas de expresar su propio estilo de manera elegante y sutil.

 

Estoy segura, que ahora te sobran razones para implementar esta súper prenda en todos tus looks. Siempre recuerda que la regla de oro para elegir la vestimenta adecuada es saber el mensaje que se quiere proyectar.

Añadir Comentario