BENEFICIOS ACTUALES DE LOS PODERES NOTARIALES

Raymundo Chagoya Villanueva

7 / Abr / 2021

En la vida cotidiana es común escuchar hablar del otorgamiento de Poderes, sin embargo ¿Qué es un Poder? ¿En qué consiste este documento? Y ¿Qué beneficios tienen?

Un poder notarial es un instrumento público que contiene la autorización ante Notario bajo la cual una persona física o moral designa a otra como su representante, lo faculta para que actue en su nombre y representación
en la realización de actos jurídicos y materiales. Mediante los poderes notariales podemos otorgar a una persona de nuestra confianza la capacidad de tomar decisiones y llevar a cabo acciones en nuestro nombre y representación. Según el tipo de poder y las facultades que contenga, este representante podrá obrar en determinados actos jurídicos y bajo distintos contextos y marcos de actuación en nombre y representación de quien le otorgó el poder notarial.

¿Quién otorga el Poder? La persona física o moral que otorga el Poder en favor de otra se le conoce como “Poderdante” y la persona que se autoriza mediante este documento se le conoce como “Apoderado”.

Existen dos tipos de poderes: Los generales y los especiales.

Son generales aquellos en los que el apoderado recibe poder de actuación en todos o varios ámbitos con carácter general; se le otorgan al apoderado más facultades. Los poderes especiales son aquellos en los que se faculta al apoderado para un tipo de acto jurídico y material concreto, en específico, el Poder queda limitado a este Acto; como por ejemplo la compraventa de un inmueble el Apoderado queda facultado para la venta única y exclusivamente de ese inmueble, o para el caso de los jóvenes estudiantes que recién terminan su carrera universitaria y han obtenido su Título, pueden otorgar un Poder especial para tramitar y recoger su Cédula Profesional; como estos hay muchos casos en que otorgar un Poder notarial nos ayuda a agilizar un poco los trámites que en ocasiones por cuestiones de tiempo no se pueden concluir presencialmente, por lo que designamos a un tercero de nuestra confianza para que lo realice a nuestro nombre y representación.

«La pandemia causada por la COVID-19 ocasiona que muchas personas se vean limitadas para salir de casa y realizar sus trámites»

Nuestra sociedad y nuestro entorno viven una situación que desde hace muchos años no sucedía, la pandemia causada por la COVID-19 ocasiona que muchas personas se vean limitadas para salir de casa y realizar sus trámites, el salir de casa para ciertos sectores de la Sociedad se ve truncado por la necesidad de cuidar de la salud, por esta razón, otorgar un Poder Notarial ayuda y facilita para que su trámite o gestión no se paralice por la pandemia.

Es de suma importancia que tanto Poderdante como Apoderado conozcan el contenido del poder que se otorga, para lo cual el Notario leerá en voz alta el contenido del poder, porque así se desenvolverá la actuación del apoderado, este contenido lo explica el Notario Público a detalle, con el objeto de que estemos ciertos del alcance de lo que otorgamos y que cumpla con nuestra voluntad.

El Código Civil vigente para el Estado Libre y Soberano del Estado de Oaxaca, en su Artículo 2435, nos habla de los tipos de Poderes que se pueden otorgar y la forma en que se pueden limitar, siendo este artículo una inserción de Ley obligatoria en los testimonios de los poderes que otorguen los Notarios Públicos.

Es favorable que los Poderdantes además de limitarlo a un acto jurídico en concreto, pueden limitarlo aún más manifestando la temporalidad del poder, lo cual es muy recomendable y significa que el poder tendrá la vigencia definida que el poderdante crea conveniente para llevar a cabo la encomienda facultada, revocándose el poder y su alcance en automático con el paso del tiempo cuando venza el plazo por el que fue otorgado, pero ¿Qué pasa si no se manifiesta una vigencia en el Poder, y queremos que deje de surtir efectos?.

El otorgamiento de un Poder es una manifestación de autonomía de la voluntad de una persona física o moral, con la capacidad e identidad para autorizar que otra persona con capacidad jurídica lleve a cabo actos en su nombre y representación, y surtan efectos frente a terceros.

En este sentido también lo es su revocación, por lo que el poderdante puede acudir ante Notario, sea el mismo que otorgó el poder u otro notario, para expresar su decisión de revocar las facultades que previamente le confirió al apoderado, lo cual también se le hará del conocimiento del apoderado y del Notario que otorgó el poder originalmente, y se deje constancia de la revocación de la representación que mediante el poder adquirió el apoderado. La necesidad de acudir a la Notaría para revocar un poder es precisamente por la certeza jurídica que produce, ya que, de no dejar constancia fehaciente de dicha decisión de revocar
y hacérselo saber al representante, el apoderado, mientras tenga consigo el documento, podría continuar ejerciendo dichas Facultades.

Con la finalidad de llevar a cabo un control de los Poderes que se han conferido ante Notario Público, la Secretaría de Gobernación y el Colegio Nacional del Notariado Mexicano propusieron a los Gobiernos de los 31 Estados y la Ciudad de México, la creación de un Registro Nacional de Avisos de Poderes Notariales, a efecto de integrar una base de datos que cuente con información concentrada, actualizada y precisa respecto de la existencia y vigencia de los poderes otorgados ante Notario Público; a pesar de que aún no ha sido implementada en todos los Estados, lo que se busca obtener mediante este Registro es que se lleve un mejor control de otorgamiento y revocación de estos Poderes.

El otorgamiento de Poderes día a día se vuelve más común y practico, nos facilita nuestro andar y el día a día, conociendo las ventajas que este instrumento notarial otorga, nos ayuda a encaminar nuestras actividades que por falta de tiempo, falta de movilidad o en algunos casos por falta conocimientos, no podemos realizar personalmente, por lo que nos auxiliamos de un experto que las realice, inclusive por tratarse de un trámite fuera de nuestro lugar de residencia.

Es importante recalcar que es muy recomendable siempre manifestar el tiempo de vigencia del poder notarial en el instrumento, para el acto jurídico o material a realizar, limitándolo también especificando el acto para el que se faculta en concreto, y con una vigencia.