El Wellbeing Corporativo. Tendencia del 2022

Yoani Rodríguez.

El último año ha marca do como prioridad la salud, el bienestar físico y emocional en la sociedad, pero sobre todo al interior de las empresas; y el empresario que aún no lo tenga claro, comenzará a ver como su porcentaje de rotación de personal comienza a elevarse. Y es que, más del 80% de las personas dejan su trabajo porque viven abrumadas, sobre exigidas y consideran que en sus empleos no existen prácticas de integración vida-trabajo, ni programas que promuevan la salud física y mental, según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad.

Asegurar el mantenimiento del talento humano, demanda impulsar nuevas estrategias en las empresas, para favorecer la motivación, el compromiso y la productividad de los equipos, solventando las necesidades de al menos en tres rubros principales.

El primero es la creación de entornos saludables y seguros, que garanticen el bienestar físico y mental de los colaboradores de la empresa, sin importar el giro de la misma, las personas deben ser el centro de la empresa, desde el cual emergen las decisiones y se brinda plenitud laboral y personal, ya que, los nuevos perfiles, los profesionales jóvenes, tienen criterios distintos en su comprensión del espacio laboral, y aportan sus competencias, si la empresa está en proceso o se encuentra evolucionando hacia a los modelos de fluidez laboral, en donde la flexibilidad físico-espacial y la autonomía, son la base de la efectividad y la productividad, dejando de lado las tradicionales jornadas laborales largas, regidas por el reloj.

El segundo factor, es transformación digital, la cual radica en la adopción de tecnología para enfocarse en la mejor solución de las necesidades del cliente, la nueva normalidad ha puesto el foco, no solo en el producto y el precio, sino en la expectativa del cliente de recibir un buen servicio, cómodo, personalizado, autogestionable y sostenible. Esta transformación tiene entre sus principales procesos: la automatización de tareas repetitivas, la simplificación del trabajo y la liberación de procesos rutinarios, permitiendo la concentración del talento de los colaboradores en actividades más sofisticas y detalladas que mejoran la experiencia del cliente.

Finalmente, la capacitación formal y continua, tanto de los colaboradores, como de los líderes; según el último informe de CoachHub, tras la pandemia el 73% de las empresas han preferido invertir en el desarrollo y aprendizaje de su plantilla de personal, en lugar de contratar a alguien nuevo, el 80% de directivos de empresas, afirman que la necesidad de formación tras la pandemia es mayor; y son tres los temas demandantes: competencias digitales, gestión del bienestar y habilidades de colaboración.


@yoanirv
Rectora de la Universidad Anáhuac de Oaxaca