3 preguntas que te ayudarán a desbloquear el potencial de tu negocio en las redes sociales.

Alejandro Iniguez

29 / Nov / 2019

Las Redes Sociales no se hicieron para vender, sino para escuchar, interactuar y ayudar.

Cuando una compañía logra interiorizar los tres conceptos antes mencionados en ese orden específico, no solo consigue desarrollar un vínculo valioso con sus potenciales clientes y seguidores en las redes sociales, sino que también se posiciona de tal forma que las personas desean acceder a lo que la marca ofrece.

Acá hay un punto muy importante que destacar. Una cosa es buscar la venta (perseguir a tus prospectos por todo internet con mensajes comerciales) y otra muy distinta es buscar que las personas deseen imperiosamente comprar tus productos o servicios (proveer tanto valor que seas capaz de ATRAER prospectos calificados dispuestos a ‘hacer fila’ para comprarte).

¿Pero cómo rayos se logra eso?.

Realmente no es tan difícil; aquí te lo explicaré con tres sencillas preguntas.

Sabemos perfectamente que las personas ingresan a las redes sociales justamente para socializar, entretenerse e informarse. Ahora bien, cuando las compañías no siguen esa línea y solo buscan vender a todo aquel que se cruce con sus anuncios en redes sociales entonces, muy seguramente la respuesta de las personas no será la esperada si es que previamente no se hizo la labor de escuchar, interactuar y ayudar.

Para darte claridad en este tema, he formulado tres preguntas que si logras capturar el valor al interior de ellas, tu compañía tendrá el poder de influir positivamente en tus futuros compradores a través de las redes sociales.

¿Cuál es el dolor, problema y/o error número uno que aqueja a tu cliente ideal y que tu marca puede resolver?.

Identifícalo y comienza a educar e interactuar a través de contenido de valor que conduzca a tus prospectos a encontrar la solución en tus productos y servicios.

¿Qué necesita ver, pensar y/o sentir mi cliente ideal para que considere a mi marca como la mejor opción?.

Enciende aquellas ‘alertas’ que detonan la acción por parte de tus prospectos. Ejemplo: Si tengo sobrepeso y una marca me ayuda de manera ética a entender detalladamente los riesgos de mi condición, despertará en mí, el deseo de solucionar mi situación.

Una marca que hace eso, es una marca que escucha, interactúa y ayuda.

¿Con qué ideas, valores, mensajes, estilo de vida y tendencias se identifica actualmente mi cliente ideal?.

Las marcas necesitan hablar el lenguaje del cliente. A nadie le importa tu marca o tus productos; a los clientes les interesa tu propósito y cómo a través de él puedes ayudarlos a tener una mejor calidad de vida.