Los 3 principios del crecimiento empresarial: expansión, restricción e inmovilidad

Porfirio Santaella

1 / Nov / 2019

Me gusta llevar a los empresarios a un terreno no muy explorado: “El autoconocimiento”, tan importante para reconocer las omisiones, defectos y errores humanos que cometen en sus proyectos. Los principios que analizaremos existen y se manifiestan en la naturaleza. No existe ninguna rama de la ciencia humana donde no se encuentren y apliquen, eso incluye al mundo de los negocios. Desde el enfoque del *Pathwork existen tres principios:

1.- El principio de expansión en su forma pura se expresa como creatividad, crecimiento, construcción, movimiento hacia delante, búsqueda, actividad. En su aspecto negativo, este principio se manifiesta como agresión, hostilidad, hiperactividad, riña, destructividad, crueldad, impaciencia e irreflexión.

2.- El principio de restricción en su aspecto positivo significa equilibrio, ya que es este principio el que equilibra la expansión y por ende crea armonía, evitando que el movimiento de extraversión se salga de control. Representa la introspección, el movimiento hacia dentro, la cautela, la paciencia y la reflexión. A la larga, el crecimiento no asimilado se torna dañino. En su sentido negativo, el principio de restricción representa el ir hacia atrás y no hacia delante.

3.- El principio de inmovilidad en su aspecto positivo representa la preservación, es reposo, el estado de ser, la atemporalidad, la pasividad en el sentido sano. El principio de inmovilidad es esencial pues marca el ritmo del progreso. Sin él no puede haber fructificación. El principio de inmovilidad en su aspecto negativo se manifiesta como estancamiento, putrefacción, falta de vida, inercia.

Como podrán notar el crecimiento sano ocurre en tres etapas claras: el movimiento hacia fuera (el conocimiento externo, la búsqueda externa), el movimiento hacia dentro (la asimilación de todo lo que ha sido absorbido por el movimiento hacia fuera) y el reposo (la adquisición de un nuevo impulso para la preparación del nuevo ciclo).

Por ejemplo, existen emprendedores y empresarios que abusan de la expansión y quieren crecer, ir hacia adelante a prisa sin orden ni dirección a falta de una visión, propósito y un plan estratégico; su proceso, se asemeja al crecimiento acelerado y desorganizado de las células en un organismo vivo, un proceso degenerativo que conocemos como “cáncer”.

Los emprendedores que enfatizan demasiado el principio de la restricción, trabajan en adquirir recursos, habilidades y destrezas humano-empresariales que les permitan desenvolverse apropiadamente en un entorno competitivo, en su búsqueda de la perfección detienen su progreso. Abusan de la asimilación del conocimiento y no hay acción. El MITEF Enterprise Forum sostiene: “Para ser parte de un ecosistema emprendedor es necesario aportar a su desarrollo”. El abuso de la restricción genera separación.

Los empresarios que viven en la inmovilidad solamente, tienen la impresión de que nada cambia y en realidad nada podrá cambiar porque están quietos. Hay miedo de ir hacia afuera y descubrir sus fallas internas. Donde hay estancamiento no puede haber progreso.

Para evitar la asfixia empresarial, debemos ser conscientes y respetar los tres momentos de la respiración de nuestra organización: la exhalación es expansión (hacia afuera), la inhalación es restricción (un movimiento hacia atrás) y luego tenemos el tercer principio, que suele ser tan ignorado, el momento de la retención (pausa).

Todo crecimiento sano y vital es orgánico, lento y constante. Todo abuso es destructivo.

* Es un camino de auto-conocimiento y transformación a través de todos los niveles de conciencia.

Porfirio de Jesús Santiago Santaella

Facebook: Porfirio Santiago Santaella

Twitter e instagram: @pssantaella

Email: [email protected]