Coronavirus COVID-19: La nueva pandemia

En diferentes facetas de nuestra historia el ser humano ha sufrido el azote de diferentes enfermedades infecciosas que han afectado a grandes núcleos de población hasta el punto de convertirse en pandemias: la propagación mundial de una nueva enfermedad. Así tenemos que en el año de 1918 la “influenza o gripe española” afectó a más de 500 millones de personas en todo el planeta, causando la muerte a más de 50 millones de ellos, o la “peste negra”, considerada por muchos historiadores como la enfermedad más devastadora en la historia de la humanidad, la cual afectó a Europa y Asia en el siglo XIV, llevando a la muerte a una tercera parte de la población de esos continentes.

En la actualidad estamos viviendo una nueva pandemia, la causada por el coronavirus COVID-19 o también conocido como SARS-CoV-2. Este agente infeccioso tiene la particularidad que nunca en nuestra historia se habían reportado enfermedades en el hombre ocasionadas por este virus. Antes del descubrimiento de este agente infeccioso, solamente se conocían 5 coronavirus diferentes que ocasionaran enfermedad en el hombre, dos de ellos identificados en los últimos 20 años: el causante del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y el virus responsable del síndrome respiratorio del medio oriente (MERS).

Todos los coronavirus causantes de infecciones en el hombre conocidos en la actualidad tienen un origen común: los murciélagos, y COVID-19 no es la excepción. Estos virus tienen la capacidad de vivir dentro de estos mamíferos sin causarles ningún síntoma, son parte de su ecosistema. Desafortunadamente para la raza humana, los virus presentan una característica primordial que se conoce como “Salto entre especies”, la habilidad de estos microorganismos de infectar una nueva especie, fenómeno responsable del origen de esta nueva pandemia. Este “Salto entre especies” no es nuevo para la comunidad científica, ya que es la teoría más aceptada como la causa del origen del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y el virus de la influenza porcina (H1N1).

COVID-19, tal y como ha ocurrido con otros coronavirus como el causante del SARS y MERS, no pasó directamente del murciélago al hombre, descartando la teoría de la ingesta de sopa de este animal como el origen de esta infección. Considerando la biología de estos virus, es necesario que la transmisión al hombre haya requerido una tercer especie animal, lo que se conoce como un huésped intermediario, el animal que recibe el virus del murciélago y lo transmite al hombre; en el caso del virus responsable de MERS este animal fue la civeta; en caso de MERS, el camello. De acuerdo a estudios genéticos realizados recientemente, el huésped intermediario más probable en la transmisión de COVID-19 es el pangolín malayo. En algún momento, en un bosque de China un pangolín adquirió el virus de un murciélago (Salto entre especies) y, muy probablemente, este animal infectado tuvo contacto con alguna persona en el mercado de mariscos de Wuhan, dando inicio a la pandemia más importante de este siglo.

Añadir Comentario