Desmitificando el coaching.

Hector Gamboa

6 / Ago / 2019

Desde la mayéutica socrática, siglo V a.C.  y el carruaje de Coks (origen de la palabra «coche» s. XV- XVI), hasta el concepto de Life Skills (competencia de vida), pasando por «El juego interior del tenis» de Gallway (1974), quien a su vez fue modelado por John Whitmore, quien por cierto,  traslada esta aportación del mundo del deporte, al «cambio personal»,  sin olvidar, por supuesto, las aportaciones  de mis grandes maestros, el doctor John Grinder y el doctor Richard Bandler (cocreadores de la PNL), el COACHING, es el arte de acompañar estratégicamente a las personas a lograr CONSCIENCIA, OPCIONES y por lo consiguiente, SUS OBJETIVOS desde una interacción empática, lo cual presupone que el coach, gestiona y acompaña; sin imponer, induce a la autoexploración, sin prejuciar; genera revelaciones sin empujar y sin la influencia de los mapas del coach, logrando así, resultados extraordinarios en el coachee.

El modelo de la relación en el coaching, parte desde la igualdad, no desde la autoridad, rompiendo con el esquema vertical de los «modelos convencionales’ en donde se utiliza el termino «paciente» presuponiendo que el receptor del beneficio, «padece» algún síntoma o patología que lo limita.

Desde la perspectiva de la programación neurolingüística partimos de la premisa de que «cada persona tiene su propio mapa del mundo» y por lo tanto, no hay un mapa mejor que otro. Partimos también de la presuposición de que «cada persona tiene dentro de sí,  todos los recursos que requiere para cambiar su vida». Por lo tanto, el modelo  de Coaching con PNL, prepondera el respeto hacia la otra persona y su mapa, lo cual disocia de raíz, como ya te lo comentaba, el modelo autoritario del sistema educativo convencional, de la consultoría y en general, de los profesionales de la salud.

Una de las principales características del Coaching con PNL, es una concepción  sistémica y holística del ser humano, es decir, lo concebimos como un ente somático, intelectual, emocional y sobre todo, un ente energético y transpersonal. Esta perspectiva, permite asumir el cambio desde una consciencia superior, rediseñando su entorno,  implementando nuevas conductas propiciadas por nuevas habilidades derivadas de un sistema de creencias y una identidad altamente proactiva.  Aunado a esta visión, otra peculiaridad de este modelo, son las herramientas sin precedentes propuestas por la programación neurolingüística que habilitan este acompañamiento estratégico al cual me refiero al inicio. Al respecto, las bondades de la hipnosis Ericksoniana para la exploración de  pautas a nivel inconsciente, representan todo un paradigma, rompiendo definitivamente con los mitos de lo que en su momento se llamó “la hipnosis clásica”. La importancia del rapport, la calibración, las claves de acceso ocular, la concepción del anclaje y de manera trascendental, el metamodelo, lo cual, considero desde mi experiencia muy particular, es el alma del Coaching auténtico. EL poder de las preguntas implícito en esta estructura, define esencialmente el éxito  en toda interacción persuasiva, como lo hacía el legendario Sócrates.

Estoy seguro y es un hecho definitivo que ahora tienes una referencia más objetiva y más clara acerca de los alcances de Coaching y como propulsar tu proceso evolutivo desde esta plataforma.