El Flujo de Efectivo

Veronica Gonzalez Acevedo

26 / Nov / 2020

Existen diversos Flujos de Efectivo, dependiendo del objetivo que se pretende. En términos generales, se define como las “entradas y salidas de dinero generadas por un proyecto, inversión o cualquier actividad económica” (Morales & Morales, 2008, pág. 66); este concepto permite comprender la relevancia de diseñar e implementar controles del dinero que entra y sale de nuestra cuenta personal y/o empresarial; para lo cual se debe identificar en primer lugar, el tipo de flujo de efectivo que se requiere: flujo de efectivo personal, flujo de efectivo empresarial, proyectos personales, proyectos empresariales, evaluarlos o valuarlos.

  1. El flujo de efectivo personal. Es el control de los ingresos y pagos que realiza una persona; este puede ser individual o colectivo, cuando se trata del administrador del hogar. Se requiere relacionar los ingresos, como el salario, los honorarios percibidos, bonos, comisiones, ingresos de renta, y todo lo que se perciba en monedas, billetes o depósito bancario. Los egresos que se relacionan son todos aquellos que implican la salida del ingreso, como los pagos por concepto de alimentación, servicios (agua, energía eléctrica, internet, etc.), alquiler de casa o pago de hipoteca, mantenimiento de la vivienda, y otros. Este control debe realizarse con disciplina y constancia; pero, ante todo con la firme convicción que representa la diferencia entre un retiro tranquilo o una dependencia económica vitalicia.
  2. El flujo de efectivo empresarial. Es considerado uno de los estados financieros básicos, el cual se define en la Norma de Información Financiera B-2 (NIF B-2), como las entradas y salidas de efectivo y equivalentes de efectivo. Se clasifica en actividades de operación, de inversión y de financiamiento. (CINIF, 2020). Se reporta a un periodo determinado y se vincula con el Estado de Situación Financiera en el rubro del Activo Circulante, en la cuenta denominada Efectivo.
  3. El flujo de efectivo empresarial, cuyo objetivo es evaluar la viabilidad de un proyecto. Se determina acorde a la técnica de evaluación de proyectos, determinando en primer lugar, los ingresos proyectados (ventas totales), posteriormente se restan los costos de operación y la depreciación; con esta base denominada Utilidad de operación antes de impuesto (UOAI), se determina el impuesto (30%), restándolo de la UOAI. En la evaluación de proyectos, se considera que la depreciación es una salida virtual de dinero; es decir, no representa salida real de efectivo, se utiliza para disminuir la base del impuesto, ya que forma parte de las deducciones autorizadas por la autoridad fiscal; por lo tanto, una vez utilizada en la base de impuesto y determinado éste, se suma a la Utilidad de Operación Después de Impuestos (UODI), obteniendo así, el Flujo de Efectivo Neto.
  4. El Flujo de efectivo descontado, nos permite valuar una empresa. Las técnicas de aplicación son diversas; resaltan principalmente el Flujo de Efectivo Libre para los Accionistas, el Flujo de Efectivo Libre para la Empresa y el Flujo de Caja Libre. La aplicación de los flujos de efectivo descontados, permite determinar el valor de una empresa en un tiempo determinado.

Cada uno de estos flujos de efectivo, son de gran utilidad para los objetivos propuestos, personales y empresariales. La recomendación es iniciar con el Flujo de Efectivo Personal, continuar con el Flujo de Efectivo Empresarial, continuar con las evaluaciones de proyectos de crecimiento empresarial y determinar el valor de la empresa; esto nos permitirá contar con una brújula que nos indique si el camino recorrido y por recorrer es conveniente.