ESTRATEGIA FINANCIERA: ¿Continuidad del negocio?

Otomie Edgar Perez

9 / Sep / 2019

Las estrategias financieras dentro de cualquier empresa logra una mejor administración y como consecuencia mayor y mejor productividad.

La economía tan inestable que hoy día impera, hace que evalúes el desempeño y exijas mayor profesionalización es esta área tan importante, con la finalidad de tener certeza de que los recursos se manejen de forma efectiva y eficiente. Para poder elaborar  una estrategia financiera, se necesita observar todas las necesidades, las metas y objetivos, analizarlos y en base a eso elaborar un diseño  que permita  conjuntar  recomendaciones y propuestas que lleven a una estabilidad o continuidad en la empresa financieramente hablando.

Esto puede parece ser simple pero puede llegar a ser agotador elaborar una sistema económico que analice en su totalidad, conjunto y complejidad un plan financiero integral si no se tiene el conocimiento de las áreas que se necesitan abarcar. Estas áreas importantes comienzan con inversiones, fiscal, retiro, seguros y finalmente planificación del patrimonio.

El empresario, debe saber manejar datos e indicadores microeconómicos, pero también que sepa analizar datos e indicadores macroeconómicos, es complicado poder controlarlos, pero sí con esto planificar y reducir su impacto en la empresa. Así mismo tener una protección mínima para garantizar el patrimonio y la buena marca del negocio, donde las herencias teóricas se convierten en instrumentos de aseguramiento y donde los planes de sucesión indirecta se respaldan, un inventario patrimonial correctamente valuado para hacerlo crecer y sobre todo protegerlo.

Hay prácticamente 4.6 millones de EMPRESAS FAMILIARES que generan el 90% del PIB de México. Se crean en promedio 400 mil empresas al año, 99% de tipo familiar, de micro y pequeñas. Solamente, el 30% de las empresas creadas sobreviven el tercer año de vida, es decir, más de dos terceras partes de estas empresas fracasarán antes de 3 años, generando desempleo, frustración y daño patrimonial. Estas empresas deben conocer siempre su entorno, estar al pendiente de los cambios económicos, políticos, sociológicos y culturales.

Se debe encontrar una estrategia diferenciadora, es decir, encontrar el modelo de negocio que mantenga diferente a la empresa a través del tiempo. Recuerden que la competencia nos hace mejores, la falta de competencia nos hace ricos. Debemos reconocer que cualquiera hace más con más; algunos hacen más con lo mismo. Pero definitivamente quien trasciende es capaz de hacer más con menos. En esto consiste contar con una estructura competitiva.

En conclusión, si queremos impactar a una industria que genera el 90% del PIB de un país como México, que genera la mayor cantidad de empleos y que aporta la rotunda mayoría de las empresas que cotizan en bolsa hay que volvemos integrales e integradores o veremos como la competencia lo hace; si no generamos VALOR AUMENTADO pasaremos a ser genéricos.