Grafito cristalino, el mineral del futuro que posee Oaxaca

Juan Pablo Guzman Cobian

3 / Dic / 2020

Oaxaca cuenta con el yacimiento de grafito cristalino más grande de Latinoamérica y se ubica en los Valles Centrales, principalmente en los territorios que abarcan Nochixtlán, Ejutla, Cuicatlán Zimatlán, Etla, extendiéndose en una franja vertical hasta San Pedro Pochutla.

Este mineral no metálico, se emplea en la fabricación de ladrillos, crisoles,

resulta ser un buen lubricante sólido que se utiliza en la fabricación de diversas piezas en ingeniería, pero en los últimos años, ha sido estratégico en la construcción de armamento nuclear, que reduce la acción de los neutrones del uranio.

La mina ubicada en Oaxaca, abarca 500 hectáreas, en la localidad El Tejón, ubicada en San Francisco Telixtlahuaca, un proyecto con gran potencial y competitividad para ser punta de lanza en las principales industrias.

Actualmente, China domina la producción y demanda de grafito, el mercado más grande y de más rápido crecimiento, actualmente. El grafito especial se utiliza principalmente en la industria electrónica para la fabricación de semiconductores de silicio, baterías de celular, chips y todos aquellos aparatos que son tienen una elevada demanda.

Las riquezas naturales de Oaxaca no solo se reflejan en sus playas y bosques, debajo de su tierra, posee minerales que la han posicionado a nivel internacional como una entidad con elevado potencial para el crecimiento.

De acuerdo con el INEGI, Oaxaca fue el estado que atrajo mayor Inversión Extranjera Directa, superando incluso a Monterrey, esto se debe al impulso de la industria minera, que apostó al desarrollo de las comunidades oaxaqueñas, invirtiendo en infraestructura para la extracción de oro y plata. Sin duda, el grafito cristalino y especial son una oportunidad de crecimiento y competitividad para Oaxaca, por que nos asentamos sobre  una riqueza invaluable.