Herramientas para el perfeccionamiento de su Organización

Federico Sada Bolanos Cacho

3 / May / 2019

En estos tiempos de globalización y el cambio acelerado de las estructuras organizacionales, las organizaciones tienen la obligación de identificar cuales son los cambios que aseguren su existencia en el mercado, lo que implica tomar en cuenta las nuevas tendencias empresariales. Actualmente se ha visto que se han creado sistemas que ayudan notablemente a la administración interna eficaz para responder a un entorno volátil.

La Reingeniería es un proceso que identifica, analiza y busca modificar los procesos en las tareas del trabajo dentro de un proceso final. En esta secuencia se requiere mirar desde distintas perspectivas y a la vez de una manera homogénea que permita hacer los cambios necesarios pero sin perder la esencia de la organización. Esto siempre persiguiendo el objetivo de hacerlo con calidad y disminución de costos para obtener mayores ganancias.

Una de las ventajas es que impulsa la transformación en la cultura organizacional, los tiempos de respuesta al cliente se hacen más cortos, se adhiere a las necesidades que el cliente desea satisfacer, incrementa el mercado oferta y demanda, además de que se obtiene reconocimiento entre la competencia de mercado.

En este procedimiento se revisan los diferentes niveles de la organización, se consideran los puntos con vulnerabilidad y se opta por la mejora utilizando recursos que sean aplicables a futuro favoreciendo la adaptación a nuevos mercados y la recepción de rentabilidad.

El Empowerment por su parte es una herramienta conocida como empoderamiento y lo que se busca es administrar, capacitar y entrenar a los subordinados para delegarles responsabilidades, tareas y decisiones. Se comparte la información con todos los integrantes de la organización y cooperan con alguna solución si requiere.

La ventaja de emplear está técnica dentro de la organización trae beneficios a largo plazo puesto que las opiniones del personal son valoradas e integradas para toma de decisiones. En este caso cada individuo representa una meta más por cumplir y no una carga laboral, lo cual radica en que los empleados se sienten parte importante de la empresa porque participan en la toma de decisiones.

Estas dos metodologías son instrumentos de gran ayuda para aplicar dentro de tu organización y no quedarte atrás en la gestión óptima de tu empresa, estos métodos permiten la desburocratización, descentralización, la innovación, flexibilidad y pertenencia tanto para el cliente como para el subordinado.

«Los clientes nunca amarán a una empresa hasta que los empleados la amen primero», Simon Sinek.