Impacto de la Pandemia COVID-19 en la economía global y en México

Eduardo

5 / Jun / 2020

La crisis del coronavirus está teniendo un impacto económico de grandes dimensiones, no solo en México, sino a nivel mundial. Este se explica, principalmente, porque la recesión económica actual se origina tanto por una contracción de la oferta (la mayor parte de las actividades industriales y de servicios han tenido que detener su producción y cerrar sus puntos de venta), como de la demanda (el confinamiento y la baja movilidad de las personas reduce el nivel de consumo en la economía), lo que ha dado lugar a un nuevo punto de equilibrio de menor producción agregada y precios. Esto inevitablemente se ha traducido en una importante reducción de las utilidades empresariales e, incluso, en el cierre de muchos negocios, impactando en un mayor nivel de desempleo y en una caída en los ingresos de la clase trabajadora.

Para México, esta situación es particularmente relevante, ya que más del 95% de los trabajadores laboran en micro-empresas (10 empleados o menos). Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 76% de estas empresas no tienen acceso al financiamiento y 95% no se vinculan a cadenas de valor, con lo que la mayor parte de las mismas no cuentan con mecanismos efectivos para sortear las crisis económicas y mantener los niveles de producción y empleo. En este sentido, de acuerdo con los últimos datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), durante el mes de abril de 2020 se perdieron en 555 mil 247 empleos formales respecto al mes inmediato anterior, lo que representa una reducción de 2.7%. En comparación con abril de 2019, el número de trabajadores en 2020 representó una disminución anual de 451 mil 231 asegurados, esto es, una disminución de 2.2%.

Desafortunadamente las previsiones de crecimiento económico hacia el cierre del año 2020, para México y el mundo, no son halagüeñas. Recientemente, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó que, como resultado de la pandemia, la economía global se contraerá 3.0% en 2020, después de cerrar 2019 con un crecimiento de 2.9%, catalogando esta crisis como la mayor después de la experimentada en la Gran Depresión de 1930 (gráfica anexa). Con relación a México, el FMI estima que su economía presentará una contracción de 6.6%, muy por debajo del decrecimiento promedio previsto para las economías emergentes (-1.0%). Por su parte, la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado del mes de abril de 2020, aplicada por el Banco de México (Banxico) a 38 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero, prevé una caída real del PIB de México de 7.1% hacia el cierre del año 2020. Asimismo, anticipa una pérdida de más de 700 mil empleos formales y una tasa de desocupación cercana al 6.0% (40% más que la observada durante 2019).

En la medida en que las intervenciones de política en México, centradas en atender los requerimientos de la salud pública y en limitar sus impactos negativos en la actividad económica, sean más amplias y más eficaces, la recuperación a partir de 2021 será más alentadora. En este sentido, son esenciales las medidas gubernamentales orientadas a minimizar las bancarrotas generalizadas de empresas, particularmente las de menor tamaño, y las pérdidas masivas de empleo, así como, sin duda, promover tratamientos y vacunas para proteger a las personas del COVID-19, el principal activo con que cuenta nuestro país. Ello requiere, sin embargo, voluntad política, efectiva coordinación gubernamental y transparencia en el manejo de los recursos públicos.

Héctor Eduardo Iturribarría Pérez
Twitter: @hiturrip
Web: http://hectoriturribarria.com/
Gerente de Planeación Financiera de la Comisión Federal de Electricidad.