La genialidad de lo básico

Porfirio Santaella

7 / Ene / 2020

Las empresas que generan un impacto económico en su entorno poseen un núcleo potente y pulsante integrado por un proceso formativo continuo. Dicho de otra manera el emprendimiento y el desarrollo empresarial antes de ser objeto de estudio en mate- ria económica, es primero un tema educativo.

En este sentido, han surgido diversas metodo- logías muy novedosas de enseñanza-aprendizaje para empresarios que desean un crecimiento en sus negocios; estas prácticas vanguardistas conservan en su esencia una invaluable contribución histórica: “El método científico”.

Pareciera que hoy en día al momento de diseñar propuestas empresariales olvidamos por completo las bondades de este sistema. La inmediatez nos está robando la inspiración y la memoria. Regre- semos un poco a la genialidad que nos ofrece lo básico. Recordemos los elementos de este impor- tante método: 1) la observación, 2) formulación

de preguntas, 3) hipótesis, 4) experimentación, 5) resultado, 6) comprobación y 7) comunicación. Extrapolado este conocimiento al entorno empresarial podemos relacionar los siguientes puntos

1.- Observación

Sensibilidad, calma para observar los problemas colectivos y repetitivos que afectan a nuestros clien- tes y colaboradores. Como decía Steve Jobs: “No solo puedes preguntar a los clientes que quieren y luego tratar de dárselo. Las nuevas ideas vienen de la observación, hablando, preguntando y saliendo de la oficina”.

2.- Formulación de preguntas poderosas

Esta etapa del método científico se vulnera cuando los empresarios diseñan productos y servicios res- pondiendo a la pregunta incorrecta o formulando una mala respuesta a la pregunta correcta, o bien, atendiendo una pregunta que nadie se había hecho, creando así empresas que nadie quiere.

3.- Hipótesis

Es identificar las correlaciones y las interacciones entre variables para hacer conjeturas ante una de- terminada situación que deseamos mejorar. Ejem- plo: Si construyo este gran producto, los clientes pagarán un buen precio por él. Esto es una mera suposición hasta que no se demuestre lo contrario.

4.- Experimentación

Esta fase de prueba y error, es una invitación para que los clientes sean parte del proceso de innovación. Las grandes innovaciones no surgen de buenas ideas sino de grandes equipos. Testea tus productos básicos, así como su precio, el valor que piensas que ofrece ¡ponte a prueba!. Fracasa rápido y barato, es la moraleja de esta parte de la historia.

5.- Resultado

Es la acumulación y combinación del conocimiento gestado en etapas anteriores, que ofrece una posible solución o mejora a una situación en particular.

6.- Comprobación

La solución que propones a través de tu modelo de negocios tendrá que demostrar su viabilidad y funcionalidad en escenarios cotidianos y com- plejos, el mercado es uno de ellos. ¿Se vende?. ¿A alguien le interesa?. Atando cabos, se validarán o desecharán tus hipótesis.

7.- Comunicación

Grita tu descubrimiento y aportación al mundo de los negocios, hazlo del dominio público para recibir retroalimentación de amateurs y expertos. Recuerda que el método científico más que una serie de pasos es un ciclo permanente que se renueva así mismo. No olvides poner atención a los detalles, en lo básico puedes encontrar soluciones espectaculares.