Regañar o retroalimentar a mis colaboradores…

Karina Vargas Basauri

10 / Oct / 2018

Hace un par de semanas, tuve oportunidad de dar un curso sobre “Manejo de clientes difíciles” y uno de los participantes de manera muy graciosa comentó una anécdota de cómo había aplicado las técnicas del curso y con muy buenos resultados pero con su jefe…explorando un poco más sobre la anécdota pude identificar algunas características del jefe en cuestión que son muy comunes en las empresas, y que ocasionan serias dificultades y resultados negativos en los colaboradores.

Para efectos prácticos le llamaremos a nuestro jefe José… José regañó a su colaborador delante de sus compañeros y clientes por un error en una requisición de compra. Definitivamente había sido un error y un error que le costaría una fuerte suma a la compañía. José tenía razón de estar furioso, sin embargo, el método utilizado ocasionó coraje, frustración, sed de venganza, vergüenza y además, entre los colaboradores que presenciaron la escena quedó en duda la eficiencia y confianza de Juan, el colaborador regañado.

Generalmente los estilos de liderazgo de antaño y todavía utilizados por muchos, tienden a darle a los colaboradores información sólo cuando hacen algo mal… lo que conocemos comúnmente como regaños, o llamadas de atención.

Hay una gran diferencia entre regañar y retroalimentar. La retroalimentación, consiste alimentar a nuestros colaboradores a través de los hechos, comportamientos y resultados del pasado. Hago énfasis en ALIMENTAR, que tiene que ver con nutrir, es decir, todas las palabras e información que brindemos, deben contribuir al crecimiento y desarrollo de los colaboradores que participan con nosotros. Por cierto, el desarrollo de talento es una de las cualidades de los nuevos estilos de liderazgo y a la que ya no podemos resistirnos.

Aquí te comparto algunas de las características de la retroalimentación:

  • Debe ser periódica (por lo menos cada mes) con cada uno de los colaboradores que están bajo tu liderazgo.
  • Debe planearse con anticipación.
  • Avisar al colaborador que recibirá retroalimentación.
  • Siempre hablar en Positivo.
  • Comenzar reconociendo lo que hace bien el colaborador.
  • En seguida, abordaremos las áreas de oportunidad (los errores, peticiones de mejoras etc, tenemos que manejarlas de manera positiva).
  • Cerraremos nuestra sesión con compromisos y metas establecidas y reconociendo lo mejor en el desempeño del colaborador.

Retroalimentar con técnica, se volverá una manera práctica de Coacheo que te permitirá conducir a tu colaborador a los resultados que necesitas tanto en su desempeño como en su persona. A un líder de excelencia le interesan ambos aspectos siempre. Generalmente los resultados de crecimiento y mejora en personal que es retroalimentado continuamente se elevan inmediatamente, además de contribuir a generar colaboradores leales y comprometidos así como organizaciones que aprenden.

Mientras mejores colaboradores tengas, mejores resultados tendrás.